-------------
Hector Cediel Guzmàn posted a status
31 de Jul. de 2016
El camino hacia la libertad, hacia un paraíso de fantasías
y placer sin límites para el cuerpo y el alma
Héctor Cediel 22/ 06 / 2016
Existe una gran diferencia entre la cultura heredada oriental y la occidental, relacionada con una postura frente al sexo, el cuerpo, la desnudez. Son 5.000 años de tradición milenaria, que le han aportado un amplio dominio al conocimiento y estímulos de los centros de energía. Jamás imaginé que el yoga del amor, los masajes tántricos, nos permitieran emprender viajes imaginados por nuestras sensaciones íntimas, sin máscaras, sin el más mínimo disfraz. No fue fácil comprender ni aprender, que el placer no está en la meta, sino en el camino, y que hacer camino es todo un arte. Así como el conquistar las cimas más altas demandan entrenamiento, conocimientos, técnicas, etc. Tenemos que aprender a relajar nuestros cuerpos para que su energía fluya de manera natural como un afluente o rio de sensaciones placenteras, hacia ese océano de éxtasis.
En el masaje tántrico o en masaje de las emociones, todas las partes íntimas son tocadas sin otra intención, que el generar un profundo placer. Es absoluto el respeto por y para la pareja. Es el ver, tocar, escuchar, oler, saborear, sentir… en una serie de ejercicios de apertura y cierres, en esta hermosa ceremonia íntima entre los cuerpos y los espíritus de la pareja, cuyo último fin es el alcanzar una secreción orgásmica de endorfinas. Se estimula el Ioni o los genitales femeninos y el Lingam o genitales masculinos, con el fin de lograr un verdadero final feliz, por ser el orgasmo, el placer máximo que se puede alcanzar; por eso es indispensable el estar dispuestos a sentir, sin pensar, para atenuar todo el stress y tensiones presentes. Es la entrega ideal, por ser un regalo entre el cuerpo y la mente. Simplemente será como hacer el amor con la vida misma.
Hay que dejar que se deslicen las caricias y los cuerpos uno sobre otro, como una segunda piel, gracias a los aceites que se han regado o compartido con generosidad, mientras las intenciones fluyen como la brisa, en una intimidad segura y confortante, para estimular al máximo los sentidos. El objetivo desde los primeros masajes en la palma de las manos, en los dedos, es el desatar todos esos nudos nerviosos que genera el stress. La pareja debe de ambientar a su gusto con flores, frutas, calor ambiental, bebidas, aceites para masajes, música clásica o de nueva era, luz de velas o ambiental que no moleste a los ojos de las parejas, ya que de esta atmosfera depende el equilibrio de las energías, la relajación de las tensiones y se estimula la receptibilidad, en esta experiencia inigualable. Es el camino ideal para redescubrir el placer sexual entre o en la pareja, ya que su objetivo es lograr el equilibrio perfecto en los cuerpos gracias a esta comunión entre las caricias y los cuerpos, porque el placer solo depende del imaginario. Es usar dedos, manos, brazos o antebrazos, pies o piernas, el mismo cuerpo, como medios o facilitadores. No olvidemos que al cuerpo solo hay que saber explorarlo para descubrirlo. Hasta la elongación asistida o el masaje al pene y testículos en el acompañamiento. La erección siempre será la respuesta natural a este tipo de estímulos. Todas las penetraciones digitales en la vagina o los masajes del pene en la intimidad con la pareja, deben responder a verdaderas técnicas intimas, que deben ser desde el ritual de iniciación hasta la entrega incondicional y total, para garantizar un relax total. No debe existir prisa en el juego con los labios vaginales y sobre todo, acariciar con todo el cariño posible, la vulva de la pareja. Una vagina amada o querida, siempre será el más exótico y delicioso postre afrodisiaco. De esa interacción depende el que se dé una penetración exterior verdaderamente placentera. Cualquier tipo de penetración se debe dar como algo natural; así como el sexo oral en un momento dado entre la pareja de amigos o amantes.
No olvide, usted es un artista y debe esculpir con caricias a su pareja. Debe consentir y abrigar en lo posible con su cariño, su cuerpo, ignorando el tiempo. No olvidemos que cada cuerpo es un mundo por descubrir. Hay que saber leer todos los deseos que expresan las miradas y hasta los silencios, para satisfacerlos plenamente. De ahí, que de esa confianza que hemos hablado, depende el dejarse llevar. El deseo siempre será la voz silenciosa de lo que realmente anhela el cuerpo. Descubrirse4 siempre será tocar y dejarse tocar. Todo cuerpo siempre anda en busca de un poquito de amor. En el masaje tántrico nada se censura. Nada se inhibe. Unos pezones erectos siempre serán un encantador paisaje, así como la belleza salvaje del vello púbico o un pubis rasurado o depilado con delicadeza.
La vergüenza solo será fruto de miedos y tabúes no exorcizados. Por eso, estos son los peores enemigos para hacer realidad nuestras fantasías o sueños sexuales; aunque todas las respuestas emocionales sean aparentemente diferentes, al depender de nuestras conexiones de energías, que nos hacen perfectos, hermosos o completos., en esta experiencia, realmente exótica y que nos permitirá potencializar nuestras relaciones sexuales., gracias a esa desinhibición y liberación de tensiones y energías, a las que nos hemos referido. No olvidemos nuestros objetivos: Libertad, fantasía, placer y cuerpo. El aprender a retardar nuestras eyaculaciones, aumentará el goce y prolongará de manera sutil el éxtasis.
El gozo profundo que sana, vitaliza el cuerpo y expande el alma
Caricias emocionadas y conscientes, que regocijan el corazón.
Cuerpo, mente y emociones integradas,
en un acto de amor, gozo y belleza,
llenando de alegría el cuerpo y elevando el alma.
La sexualidad sagrada es la sonrisa de Dios
iluminando al mundo de su oscuridad.
Es importante y fundamental en la vida,
da origen a la vida;
pero lo definitivo,
es la importancia que le das tú.
Escuchar y sentir el cuerpo,
calmar la mente,
abrir el corazón
despertar el alma.
No hay una sexualidad realmente plena,
sin caricias emocionadas y conscientes.
No hay caricias realmente profundas y sanadoras,
sin la emoción del amor y la presencia,
que da vivir con consciencia
y la emoción de tu corazón y sentidos abiertos.
Aporte tomado de Escuela de Amor Internet

¡Tienes que ser miembro de "UniVersos Literarios" para agregar comentarios!

Join "UniVersos Literarios"