-------------

-POETAS DE NUESTRO SIGLO-

 

Si algo define la poesía de este siglo XXI, es sin duda la diversidad. Los géneros literarios, enfrentando una nueva etapa, donde las normas estrictas de otros tiempos, dejan de tener su sentido obligatorio a la hora de crear poemas de topo tipo.

El poeta de hoy, le escribe al amor y al desamor, como base principal de una tendencia sensible, espiritual, mística, de un carácter que le permite desde su yo interior, manifestarse de modo peculiar, genuino, de un don que no se encuentra al alcance de cualquiera. Pero por otro lado, bien podemos afirmar que al poeta de nuestro Siglo, no le frena su aparente compostura, a la hora de expresar entre los versos cualquier otro tema; bien sea de calado social, de Erotismo, de Crítica y hasta de venganza.

Desmitificamos pues al bardo poeta, que además de serlo. Es uno más de los seres humanos, con sus defectos y virtudes. La diferencia con el resto, es el manejo de la pluma, danzando a su libre albedrio y conquistando o atrayendo la mirada sutil de los lectores, qué juzgan vehementemente a cada autor.

Raquel Herrero

MISIVA A UNA FASCINANTE POETA

 

Querida y apreciada Poeta: Creo en las palabras que gozan de una libertad absoluta. Desconfío de esos poetas que hablan de amor entre dientes. Se que existe bastante de verdad, a pesar de la ficción o creatividad del imaginario, cuando se desnuda el corazón y los sentimientos sobre la piel de una hoja. La palabra amor siempre suicidará un poco, a la belleza nívea de la pureza. La poesía simplemente hace atractiva a las verdades desnudas, que siempre serán relativas como la belleza que proyecta la desnudez. Todo es relativo y circunstancial, hasta en el amor. Cuando se ama, la celulitis y las estrías se hacen invisiblemente hermosas. Para un artista como Rodin, Monet, Shakespeare, o Blake, todo se puede ignorar menos la belleza del alma. El ardor de los enloquecedores placeres pasajeros, se reducen a tristes historias de amor o insignificantes abortos literarios. Querida amiga: Son inimaginables las influencias de los periplos por el mundo. Es imposible expresar con palabras toda la belleza admirada. Desafortunadamente las angustias del tiempo, le roba la magia al encanto de la voluptuosidad natural de las pieles, de esas jóvenes que parecen flores sensuales del placer, a punto de brotar de sus crisálidas con el ardor de la primavera. En verdad querida amiga, me ha maravillado la prodigiosa locura que he experimentado leyendo algunos de sus versos. Son tan convincentes, que hasta me sentí palpando tu sexo. Me encantó la confesión de tus demenciales experiencias. Te he imaginado, mientras bebía sorbo a sorbo, una botella con ron cubano. ¿A que le temes, cuando te silencias? ¿Acaso el tono de voz en el canto de los versos, no depende de la demoníaca excitación? Imagino como una alucinación marihuana, a tu vello púbico. No es una necia admiración ni una tonta alabanza, mi admiración por tu belleza y sensualidad. No es fácil mantener a mis palabras y pensamientos, dentro de una jaula. Soy como un viejo cangrejo con alas. Era un deber con mis sentimientos, el expresarte este secreto, casi sagrado. Conozco una soledad muy diferente, pero igual de dolorosa, a la de un hombre impotente. ¿Cómo pueden y hacen algunos poetas, para ignorar el peso del dolor, y escribir magistrales versos? ¿No es el silencio, el peor enemigo del amor? Tú me enseñaste a perdonar con nobleza y bondad. Mi querida, apreciada y fascinante poeta: Se que trabajando y compartiendo con una mujer como usted, podría intentar generar una obra que sobreviva, de altura, que conquiste con el paso del tiempo su sitio y no solo textos para sorprender a iniciados. Me encanta cuando vistes de rojo a tus textos. No considero un irrespeto a tu honor, el hablarte como te hablo. No podría mentirte, cual mezquino embustero. Te necesito como una cómplice incondicional y sin vergüenzas. Tenemos que llamar a las cosas por sus nombres y escribir sin cojear. No debemos involucrar las reglas sociales en la poesía. Los veros despojados de todo esnobismo, suenan sinceros y verdaderos. Un poemario nuestro jamás se asemejaría a las memorias inmorales, de una pareja de siervos al servicio del demonio. No despilfarremos el tiempo por culpa de los prejuicios, ni nos dejemos encandilar por las alabanzas virtuales. Un mal verso erótico siempre se escuchara como el gruñido de un salvaje. Tus versos son como el vino y el pan de un lecho poco piadoso. Cada autor genera un estilo muy particular y un vocabulario que se ajusta al tono de la voz de los versos. Sé que el escribir a dos manos, genera sospechas necias. Sé que a nadie traicionamos, con la inocencia de este juego creativo. El amor y el sexo virtual no se pueden considerar algo pervertido o una negra propuesta. El amor no se reinventa, así sea cegado por la hoz del puritanismo. Nunca podría ser juez, de otras expresiones afectivas. Tenemos que comprender y pensar de acuerdo a las manifestaciones contemporáneas del erotismo. Me encanta tu sensibilidad y no me interesa un simple flirteo. No me interesa que nos revelemos como vaticinadores, para ser tildados de vates. Hay posiciones literarias ¡más complicadas que un 69 o 71! Sé que tenemos que ser prudentes y no podemos apostar un buen nombre, en una aventura. Te he hablado así, para no ofenderte con el indiferente respeto. Sé que se necesita de valentía, para que una mujer aborde temas, considerados tradicionalmente como escabrosos, pero debes hablar y expresarte de acuerdo a la cultura contemporánea. Admiro la labor de Raquel y de Roberto Brindisi en Sin Censura, de Hilda con su Virgen del Lupanar… las páginas de Nudelot de Florencia… las de Alejandra en el diván rojo… El erotismo nos permite conocernos más y por ende a la vida. Ya no soporto al pauperismo de los lugares comunes. La poesía es más que técnica y conocimiento, porque los versos sabios siempre serán muy humanos. El modernismo nos exige universalizar las caricias de los versos. Ternemos que ser capaces de hacer florecer, a las espinas que coronaron a nuestros sentimientos. ¿Qué más nos pueden exigir o podemos dar, si le negamos la música de las pieles, al amor? Quedo a la espera de sus versos como respuesta. Deseo que me conteste, escribiendo completamente desnuda como ejercicio. Vive esta sensación. Libérate para que fluyan como un orgasmo, las palabras.

Tu amigo incondicional en la poesía,

 

El perro vagabundo 2011-10-01

¡Tienes que ser miembro de "UniVersos Literarios" para agregar comentarios!

Join "UniVersos Literarios"