-------------

Todas las publicaciones (5)

VISITAS INESPERADAS

VISITAS  INESPERADAS

 Visitas  inesperadas…  Ella  se  encontraba  en  la  casa  junto  a  su  madre  y  alguno  de  sus  hermanos.  De  pronto  una  llamada  a  la  puerta  de  la  casa,  le  hizo  levantarse  del  incomodo  sillón  y  abrir  la  puerta.  Aparecía  de  improviso  otro  hermano  ya  emancipado  y  felizmente  casado.  Ella,  su  cuñada,  no  estaba;  sin  embargo  el  hermano  no  llegaba  solo…  Uno,  dos,  tres  jovencitos,  casi  niños  lo  acompañaban.  Eran  los  hijos  de  otra  mujer,  de  la  mujer  con  la  que  el  hermano  fiel  y  feliz,  convivía…  a  saber  desde  cuando  ni  porqué.  Allí  estaba  presentando  a  una  parte  de  su  nueva  familia.

La  madre  de  todos,  también  de  ella,  no  parecía  estar  muy  asombrada,  ninguna  pregunta,  ningún  gesto  de  acritud,  aceptación  total  ante  aquella  situación  anómala.

En  esa  algarabía,  de  nuevo  sonaba  el  timbre  de  la  casa  que  por  cierto  hubo  de  sonar  varias  veces  hasta  ser  escuchado.

Esta  vez  sería  la  propia  Madre,  quien  abriera  la  puerta  y  diese  entrada  a  un  completo  desconocido  para  ella.  Pero  lo  dejó  pasar…,  llegaba  de  visita  para  ver  a  su  hija,  a  Claudia.

Como  uno  más  de  la  familia,  se  acomodaba  en  el  sillón,  esperando  a  que  Claudia  apareciera  en  El  Salón.  Mientras  lo  hacía,  la  Dueña  y  Señora  Madre  preguntaba  con  cierto  tono  entre  curioso  y  desconfiado…  ¿Quién  eres,  de  dónde  vienes?  Llego  de  muy  lejos  Señora...  ya,  pero…¿Quién  eres?  Soy  el  Espíritu  Santo… 

No  se  escuchó  ni  una  palabra  más…  Entraba  en  el  salón  Claudia,  avisada  por  algún  hermano  de  los  que  allí  se  encontraban.

Al  pronto,  Claudia  no  le  reconoció,  habían  pasado  algunos  años  desde  su  último  encuentro  en  el  que  se  despedían  quizás  para  siempre.  La  extrañeza  fue  momentánea…  Rápidamente  Claudia  conoció  al  hombre  que  tanto  hubo  significado  para  ella  en  otros  tiempos.  Estaba  cambiado,  sí,  ciertamente  cambiado…

Qué  haces  aquí,  le  preguntó  ella…y  sin  esperar  respuesta  le  dijo,  <vámonos,  salgamos  de  aquí>  No  se  cómo  mi  Madre  no  te  ha  reconocido,  ¿quién  le  dijiste  que  eras?

Una  sonrisa  iluminó  su  rostro  ante  la  pregunta  de  Claudia  y  seguidamente  llegó  la  respuesta…Le  dije  que  era  “El  Espíritu  Santo”…

Claudia  despertó  de  su  siesta  liviana…  Miró  a  su  alrededor,  no  había  un  alma…tímidamente  esbozó  un  sonrisa.

Raquel  Herrero  

Leer más…

MONÓLOGO INTERIOR

 

 

 

Monólogo  Interior

 

Nina  sentada  sobre  la  hierba,  con  la  flauta  en  sus  manos,  mirándola  fijamente. 

Esa  flauta  que además  de  un  instrumento  musical,  se  había  convertido  en  su  confidente.  Ella  la  hablaba,  como  si  tuviera  vida  propia.

 

¿Sabes  lo  que  te  digo?,  que  estoy  un  poco  harta…  Haber,  ¿tú  quien  eres,  que  eres,  que  demonios  quieres?,  ¿acaso  te  crees  dueña  y  señora  de  mis  pensamientos,  de  mi  conciencia,  de  mi  maldad  o  de  mi  bondad? ¿Crees  que  puedes  manejarme  a  tu  antojo,  sin  importarte  para  nada  lo  que  yo  sienta,  necesite  o  quiera?  Escúchame  bien,  estoy  harta,  cansada  y  aburrida  de  soportar  esta  vida  que  me  quieren  imponer,  que  no  es  mía.  No,  no  me  pertenece,  porque  yo  no  la  he  elegido.  Ni  siquiera  elegí  nacer,  supongo  que  mi  madre  lo  quiso  así  y  yo  no  pude  evitarlo,  pero  ahora,  ¡mi  vida  es  mía!  ¡mi  cuerpo  es  mío!,  ¡mis  pensamientos,  mis  sentimientos  son  míos!  ¡Mi  forma  de  actuar  es  mía!,  No,  no  necesito  ni  quiero  un  guión,  yo  sólo  quiero  mi  libertad.  Necesito  aíre  puro  para  respirar,  quiero  elegir  el  camino  por  el  cual  pasar.  Tal  vez  encuentre  piedras  en  el  camino,  que  me  hagan  tropezar,  que  me  hagan  caer,  que  me  hieran  una  y  otra  vez,  pero  no  me  importa,  aprenderé  a  sortear  los  obstáculos,  y  si  caigo,  me  volveré  a  levantar…

 

Dios,  llevo  toda  la  vida  obedeciendo  órdenes,  utilizada,  magullada,  esclavizada,  maltratada,  dolorida,  amordazada,  malquerida…

¡Dejadme  hablar,  dejadme  vivir,  dejadme  salir  de  aquí!..

 En  ocasiones,  busco  entre  mis  recuerdos  mi  niñez,  cuando  jugaba,  reía  y  cantaba  junto  a  mis  hermanos  en  la  buhardilla  de  nuestra  casa.  Como  me  gustaba  subir  aquella  larga  y  empinada  escalera,  que  me  llevaba  directamente  del  infierno  que  era  mi  hogar  a  ese  cielo,  de  color  caoba  con  una  pequeña  claraboya,  que  dejaba  asomar  algún  rayo  de  sol  que  clareaba  el  habitáculo  en  las  tardes  largas  de  aquellos  veranos.  Mis  hermanos  mayores  (varones  todos),  eran  los  que  guiaban  nuestras  aventuras.  Ellos  dirigidos  por  el  capitán  (hermano  mayor)  formaban  con  los  menores,  un  pequeño  ejercito    de  soldaditos  de  plomo,  pequeños,  manejables,  sin  voz  ni  voto,  dispuestos  siempre  a  obedecer,  para  recibir  al  final  el  premio  de  aquel  caramelo  con  sabor  a  miel…

Ahora  al  recordarlo  me  doy  cuenta  de  que  ellos  los  varones  abusaban  de  nuestra  inocencia,  pero  bueno  no  importa  yo  me  reía,  era  feliz  en  aquellos  juegos  inocentes,  puros,  sin  maldad  alguna,  lo  triste  es  que  muchas  de  aquellas  tardes  cuando  comenzaba  a  anochecer,  el  demonio  que  habitaba  en  la  planta  baja,  dueño  y  señor  de  todo  y  de  todos,  nos  llamaba  para  que  diéramos  por  finalizados  nuestros  juegos  y  acudiéramos  rápidamente  a  su  presencia.  ¿Porqué?  Pues  eso  quisiera  saber  yo.  Yo  creo  que  nos  escuchaba,  nos  vigilaba,  y  no  podía  soportar  que  unos  mocosos  de  mierda  fueran  felices,  siquiera  un  par  de  horas  al  día.  Si  eso  debía  ser.  Como  demonio  que  era,  en  su  reino  sólo  se  podía  llorar,  sufrir,  el  infierno  está  para  eso,  para  purgar  los  pecados,  pero  ¿Qué  pecados?,  ¿acaso  ser  feliz  es  pecado?,  Dios  mío  sólo  éramos  unos  niños,  ¿que  maldad  podríamos  tener?  Nunca  lo  he  comprendido  y  nunca  lo  comprenderé.  El  caso  es  que  aquellas  tardes  acudíamos  raudo  y  veloz  a  su  llamada,  yo  creo  que  bajamos  las  escaleras  de  tres  en  tres,  intentando  evitar  que  el  demonio  nos  litigara  por  la  tardanza.

Pobres  ignorantes,  no,  no  nos  librábamos.  El  primero  en  bajar  recibía  un  latigazo,  el  segundo  dos  el  tercero  tres  y  pobre  del  que  llegase  el  último,  pues  con  él  se  ensañaba  el  demonio  de  manera  brutal  y  despiadada.  Menos  mal  que  a  base  de  palos,  aprendimos  un  truco.  Cuando  Lucifer  nos  llamaba,  nos  sentábamos  en  las  tres  primeras  escaleras  cogidos  por  la  cintura  unos  a  otros  y  a  la  voz  de  ya;  nos  dejábamos  caer  a  modo  de  tobogán  todos  a  la  vez.  Bajábamos  con  nuestras  posaderas  en  vez  de  con  los  pies  y  así  íbamos  más  rápido  y  “mas  o  menos”  todos  recibíamos  los  mismos  latigazos.  Anda  que  vaya  truco  eh?   Ja,  ja,  ja  ja  ja  ja  no  puedo  por  menos  que  reírme  ahora,  recordando  la  escena,  la  de  bajar  todos  unido  claro,  es  más  era  tal  nuestro  nerviosismo  y  nuestro  miedo  que  a  todos  nos  entraba  un  ataque  de  risa  que  no  éramos  capaces  de  controlar,  aunque  sabíamos  perfectamente  que  detrás  de  la  risa  llegaría  el  llanto,  pero  bueno  que  nos  quiten  lo  bailado  ja  ja  ja…

El  verano,  ¡ay  el  verano!...  era  fabuloso,  como  no  teníamos  colegio,  pues  todas  las  mañanas  nos  marchábamos  de  excursión  (excursión  obligada),  a  la  busca  y  captura  de  enseres  útiles  para  nuestra  supervivencia.  A  unos  dos  kilómetros  mas  o  menos  de  casa  se  hallaba  ese  mágico   lugar  llamado  escombrera  allí  entrábamos  en  faena  en  busca  del  tesoro  y  allí  recogíamos,  métales,  trapos  viejos,  cartones,  en  fin  todo  aquello  que  pudiera  ser  reciclado  para  su  venta  y  posterior  uso.  Parecíamos  gitanillos  de  la  posguerra,  que  pintas  teníamos  todos… 

De  la  venta  se  encargaba  Lucifer  y  de  las  ganancias  también,  nosotros  nos  conformábamos  con  algún  día  encontrar  ese  tesoro escondido  que  buscábamos  con  ahínco.  No  olvidaré  jamás  nuestro  “himno”  de  piratas…  Ja,  ja,  ja,  ja  ja  ja.

 

Dale  ya,  dale  ya, 

dale  ya  perforador,

Si  encontramos  petrolito, 

ganaremos  dinerito

Y  a  vivir  sin  trabajar…

Dale  ya,  dale  ya,

Dale  ya  perforador,

Si  encontramos  petrolito

Ganaremos  dinerito

Y  a  vivir  sin  trabajar…

 

Una  y  otra  vez  repetíamos  el  mismo  estribillo  que  nos  daba  el  ánimo  suficiente  para  soportar  el  sofocante  calor  de  verano,  el  cansancio  por  un  esfuerzo  que  para  nada  estaba  acorde  con  nuestra  edad  y  el  hedor  insoportable    que  penetraba  por  todos  y  cada  uno  de  nuestros  poros .

Uff,  tengo  que  morderme  las  uñas,  para  no  gritar.  Que  abuso  de  poder,  que  desatino,  que  crueldad,  que  injusticia  social  que  la  sociedad  permite  incluso  ahora. 

Tal  vez  es  que  entonces  es  lo  que  había,  los  pobres  debían  trabajar  como  animales,  si  querían  tener  en  la  mesa  un  plato  de  garbanzos  con  el  que  alimentarse  y  alimentar  a  sus  polluelos,  aunque  los  ricos  derrocharan  a manos  llenas  sin  importarles  un  pimiento  la  miseria  en  la  que  vivían  una  inmensa  mayoría  de  seres  humanos.

Yo  no  puedo  cambiar  el  mundo  está  claro,  pero  si  puedo  gritarle  a   los  cuatro  vientos,  lo  que  está  mal,  las  atrocidades  cotidianas  que  todos  permitimos  de  algún  modo,  y  son  tantas…  Lo   que  más  pena  me  da  son  las  crueldades  y  los  abusos  contra  los  menores.  Ellos  no  pueden  luchar  contra  los  adultos,  no  tienen  mentalidad  siquiera  para  comprender  el  porque  les  pasa  lo  que  les  pasa,  no  tienen  poder  alguno,  ni  fuerza  alguna  para  defenderse  de  los  malos  tratos  y  si  hablamos  del  hambre,  ¿Qué  hacer  cuando  eres  un  crío?  Pues  eso  obedecer  a  los  mayores  si  es  que  hay  alguien  que  de  ti  se  responsabilice.  Porque  yo  me  quejo  pero  hay  millones  de  niños  abandonados,  huérfanos  de  padre  y  madre,  que  se  buscan  la  vida  entre  basureros  y  lo  que  es  peor,  se  prostituyen  para  conseguir  unas  monedas  con  las  que  poder  mantenerse  y  otros  que  esnifan  pegamento  para  matar  el  hambre  y  olvidar  su  triste  realidad.  Dios,  ¿donde  esta  la  justicia  en  este  mundo?  A  veces  pienso  que  no  existe    la  justicia  terrena  y  tengo  mis  dudas  sobre  la  divina…  Los  seres  nos  denominamos  a  nosotros  mismos  humanos,  seres  racionales,  con  una  inteligencia  superior  al  género  animal  y  sin  embargo  somos  en  multitud  de  ocasiones  mas  animales  que  ellos  con  diferencia,  en  fin…  Lástima  que  no  tengamos  otra  vida,  para  con  lo  aprendido  saber  vivirla  de  otro  modo…

Cuando  yo  era  niña,  con  apenas  diez  años,  recuerdo  que  mi  mayor  preocupación,  era  el  no  saber  como  acabar  con  el  demonio.  Era  tan  poquita  cosa  que  cada  vez  que  sacando  fuerzas  de  flaqueza  se  me  ocurría  enfrentarme  a  él,  lo  único  que  conseguía  era  una  tremenda  paliza  a  base  de  patadas  y  pisotones    que  me  dejaba  maltrecha  para  unos  cuentos  días.  Después  de  muchas  palizas,  me  di  cuenta  que  cara  a  cara,  jamás  le  vencería.  Él  era  más  fuerte  que  yo.  Entonces  pensé  que  si  no  podía  hacerle  frente  cara  a  cara  lo  haría  por  la  espalda,  a  traición.  Sí,  yo  cualquier  día  de  aquellos  en  los  que  deambulaba  por  la  casa  ebrio  de  alcohol  y  de  ira,  cogería  un  objeto  contundente  y  le  aplastaría  la  cabeza,  como  a  una  cucaracha.  Pobre,  ilusa,  atrevida  e  ignorante…  yo  vencer  al  demonio.  No  jamás  pude  hacerlo,  el  pánico  paralizaba  mis  movimientos  y  una  y  otra  vez  solo  mi  mente  me  obedecía.  Tal  vez  yo  también  era  un  poco  demonio,  al  fin  y  al  cabo  era  parte  de  su  descendencia  ¿no?

Lo  que  no  consigo  por  mucho  que  lo  intento  es  ver  la  imagen  de  nuestra  madre  cómo  parte  activa  de  nuestras  aventuras.  Se  que  ahí  estaba,  se  que  nos  preparaba    el  tazón  de  leche  con  pan  duro  para  mojar  cada  mañana,  se  que  lavaba  la  ropa  sucia…pero  no  la  veo  defendiendo  a  sus  hijos  del  demonio,  ¿tal  vez  es  que  ella  también  sentía  miedo?,  ¿tal  vez  es  que  ella  también  recibía  amenazas  o  palizas?,  o  tal  vez  es  que  ella  estaba  poseída  por  el  demonio  y  como  tal  acataba  su  voluntad.

¿Y  los  varones,  aquellos  hermanos  ya  crecidos,  ya  hombres?,  ¿que  pensaban,  porque  no  le  hicieron  frente  al  demonio,  porque  simplemente  marcharon  un  día  huyendo  del  infierno  y  dejándonos  allí  metidos?

¡¡Cobardes,  cobardes,  malditos  cobardes!!  que  optaron  por  la  solución  más  sencilla  huir…  y  huir  es  de  cobardes.  Claro  que  tal  vez  yo  también  fuera  cobarde,  pues  nunca  me  atreví  a  terminar  con  ese  asqueroso  demonio  que  nos  hacía  la  vida  imposible.

Cuando  la  tristeza  y  la  soledad  me  invadían  y  siempre  a  escondidas  tomaba  papel  y  lápiz  y  escribía  versos,  canciones,  textos  que  soñaba  algún  día  alguien  leería  y  saldrían  a  la  luz.  Soñaba  con  que  algún  día  alguien  se  preocuparía  por  mi  y  me  concedería  un  puesto  digno,  un  nombre  y  un  valor  como  persona.  Me  gustaba  tanto  escribir…  En  la  escuela  leía  los  libros  de  grandes  poetas,  de  grandes  escritores  a  los  que  yo  admiraba  profundamente.  Gustavo  Adolfo  Bécquer,  Rosalía  de  Castro,  Santa  Teresa  de  Jesús,  y  tantos  y  tantos  otros  a  los  que  yo  quería  parecerme  cuando  escribía  y  llegar  a  ser  reconocida  y  querida  como  ellos…

 

¡Nacemos,  crecemos,  vivimos,  luchamos,  sufrimos,  amamos  y  morimos!

 

Yo  no  te  pedí  nacer,

Me  llevabas  en  tu  vientre,

Y  queriendo  o  sin  querer,

Vino  al  mundo  un  inocente.

 

Supongo  nací  llorando,

Igual  que  lo  hiciste  tú.

Yo  te  estaba  suplicando,

Quítame  este  llanto,  tú.

 

Me  has  llevado  dentro,

¡Tienes  que  conocerme!

Dame,  calor  y  abrigo,

Has  de  saber  quererme.

 

Que  difícil  es  ser  niño,

¿tanto  como  ser  mayor?.

El  niño  no  entiende  nada,

Tampoco  lo  entiendo  yo.

 

Va  explorando  la  vida,

Apenas  le  ayuda  nadie,

Cuando  más  lo  necesita,

Se  ve  flotando  en  el  aire.

 

Pero  estoy  aquí  se  dice,

Y  por  algo  debe  de  ser.

Tal  vez  pasado  el  tiempo,

Comience  a  comprender.

 

Y  ese  reloj  de  la  vida,

Que  va  marcando  la  hora,

Me  va  marcando  a  mi  misma,

Y  me  dice  que  ya  es  la  hora.

 

Es  la  hora  de  crecer,

Es  la  hora  de  vivir,

Es  la  hora  de  saber,

Qué  estoy  haciendo  aquí.

 

Voy  luchando,  por  vivir

Y  por  tener  algo  mío.

Es  tan  difícil  seguir,

Como  encontrar  el  camino.

 

Penas,  alegrías,  decepciones,

Luchas,  trabajo,  amor,

Lágrimas,  risas  ilusiones,

Mezclas  de  frío  y  calor.

 

Y  así,  pasito  a  pasito

Te  queda  la  sensación

De  haberlo  vivido  todo,

Todo,  sin  excepción.

 

Se  llena  tu  presente,

De  tristes  y  bellos  recuerdos, 

Porque  tienes  en  la  mente,

Un  millar  de  acuerdos.

 

Tu  vida  va  llegando 

Al  final  del  camino,

Solo  esperas  un  futuro

Apacible  y  tranquilo. 

 

Y  cuando  llegue  la  hora 

De  decir  adiós,  adiós,

Que  me  dejen,  como  ahora.

Pensar  en  ti  y  en  Dios.

 

Raquel  Herrero

Leer más…

LA OTRA CARA DE LOS LIMONEROS

LA  OTRA  CARA  DE  LOS  LIMONEROS

 

Era  una  tarde  esplendida, aun  siendo  época  invernal  el  sol  lucia  radiante    en  un  cielo  luminoso  y  azul.  Quedarse  en  casa  en  aquellos  días  de  asueto  era  apetecible,  descansar  del  ajetreo  de  aquellos  meses  de  caos  y  trabajo  excesivo  parecían  la  mejor  opción.  Mas,  ¿cómo  desaprovechar  aquella  tarde  preciosa  que  invitaba  a  pasear?   A  disfrutar  de  aquellos  paisajes  idílicos  para  todo  aquel  que  no  conociera  la  zona.

No  había  excusa,  un  prenda  de  abrigo,  un  buen  calzado  y  a  caminar.  Hacía  mucho  tiempo  que  la  vida  sedentaria  se  había  instalado  en  el  hogar  y  no  era  cuestión  de  acostumbrarse  a  ella  por  más  tiempo.

A  paso  ligero  el  matrimonio  formado  por  Regina  y  Adán  caminaron  por  el  empedrado  de  la  urbanización  hasta  llegar  a  la  senda  que  lindaba  con  un  bosque  bello  y  frondoso

Se  adentraron,  observando  a  su  paso  todo  lo  que  la  tierra  les  ofrecía  de  forma  casi  espontánea.

Entre  la  maleza,  asomaban  bellos  arbustos,  flores  desconocidas  y  hermosas,  toda  clase  de  cactus  propios  de  la  zona  en  la  que  se  encontraban…avanzaban  con  ojos  expectantes,  maravillados  ante  su  paisaje  y  de  pronto  un  camino  que  parecía  estar  hecho  por  el  hombre,  fina  arena  y  apenas  alguna  que  otra  piedrecilla  de  tonos  blanquecinos…  El paseo  estaba  resultando  muy  agradable.  De  nuevo  encontraban  plantas  autóctonas ,  como  ajos  silvestres,  madreselvas  etc  y  de  pronto  se  dieron  cuenta  de  que  a  ambos  lados  del  camino  estaban  creadas  muchas  madrigueras,  ¿Qué  animales  se  encontrarían  allí??  Pronto  lo  vieron.  Los  conejos  comenzaron  a  salir  cómo  si  el  ruido  de  aquellas  pisadas   les  hubiera  alertado  de  algún  movimiento  en  la  zona  que  pudiera  perturbar  su  placentera  forma  de  vida.  Corrían  de  un  lado  para  otro  e  iban  cambiando  de  madriguera  continuamente,  resultaba  curioso.  Nuestra  pareja  no  quería  para  nada  perturbar  a  esos  simpáticos  animalitos  y  continuaron  su  paseo  alejándose  de  aquella  zona.   Pero  aún  les  esperaban  otras  sorpresas  como  fue  el  divisar  no  muy  lejos  de  donde  se  encontraban,  árboles  y  más  árboles  de  un  hermoso  colorido.  ¡¡Los  limoneros!!

Cientos  y  cientos  de  limoneros  de  cuyas  ramas  colgaban  decenas  y  decenas  de  aquel  fruto  tan  beneficioso  para  la  salud  y  tan  jugoso  y  rico  cómo  aditivo  alimenticio  o  jugo  natural  de  innumerables  propiedades.  Era  un  espectáculo  inigualable  ver  aquello.  Que  sabia  y  generosa  era  la  Naturaleza.

Sin  embargo,  no  todo  era  bello  en  su  paisaje.  Los  limones  eran  tantos,  que  muchas  ramas  ya  no  soportaban  el  peso  y  los  limones  caían  y  caían  y  permanecían  esparcidos  por  el  suelo  a  la  espera  de  ser  recogidos  o  en  el  peor  de  los  casos  secarse  y  morir  sin  que  nadie  se  beneficiara  de  su  bonanza.  De  ahí,  de  aquella  visión  surgía  la  reflexión  que  Regina  se  hacía  sobre  lo  acontecido,  ya  de  regreso  a  la  casa.

Se  preguntaba  por  qué  los  dueños  de  aquellos  terrenos  y  por  tanto  de  los  limoneros,  no  recogían  su  fruto,  para  ser  vendido  y  darle  uso  a  ese  fruto  tan  preciado.  No  encontraba  respuesta…tal  vez  el  trabajo  de  recoger  esa  cosecha  no  compensaba  con  el  valor  que  los  posibles  compradores  le  daban  al producto,  o  tal  vez  no  disponían  de  mano  de  obra  para  hacerlo.  ¡Quién  sabe!  También  pensaba  Regina  en  otro  por  qué

Se  preguntaba  por  qué  motivo  las  personas  más  necesitadas  de  la  zona,  aquellas  que  no  disponían  de  un  trabajo  y  aún  menos  de  un  salario,  no  acudían  a  los  limoneros  y  los  tomaban  y  vendían  después.  Había  montones  en  el  suelo,  ni  siquiera  sería  un  hurto  puesto  que  estaba  en  el  suelo  y  sin  valla  de  protección  alguna  o  cartel  que  indicará  algo  así  como  “propiedad  privada” 

Eran  kilos  y  kilos  cuya  recogida  bien  podría  solucionar  el  día  a  día  de  más  de  una  familia.

Pero  pasaban  los  días  y  allí,  no  aparecía  nadie.  Tristemente  para  Regina  en  sus  retinas  quedaría…”La  otra  cara  de  los  limoneros”

 

Raquel  Herrero

Leer más…

¡¡QUÉ RELÁX!!

¡¡QUÉ  RELAX!!

 

Merecían  unos  días  de  asueto…,  la  temporada  veraniega  había  resultado  fatigosa  en  aquel  chiringuito  de  playa.  La  costa  Malagueña  donde  estaba  situado,  atraía  turistas  como  moscas  a  un  panel  de  miel.

Robín  y  Elisa  estaban  agotados,  pero  con  los  bolsillos  repletos  de  divisas  extranjeras  y  moneda  nacional.  Había  llegado  el  momento  de  disfrutar  también  ellos  de  un  merecidísimo  descanso.

El  norte  del  país,  siempre  fue  de  su  agrado.  La  belleza  de  sus  paisajes,  las  gentes  sencillas  y  afables,  la  alimentación  exquisita  con  sus  pescados  y  mariscos,  sus  carnes  rojas  y  tiernas  y  además  esa  paz  que  se  respiraba,  junto  a  un  aire  puro  y  fresco

El  viaje  era  largo  pero  bien  lo  merecía.  Galicia  y  concretamente  Orense  seria  su  destino  alojados  en  un  Balneario  de  prestigio.

Nunca  antes  habían  visitado  uno,  pero  los  amigos  les  convencieron  para  hospedarse  por  unos  días  en  aquel  lugar  y  cómo  no,  acudir  a  cuanto  tratamiento  de  relax  y  belleza  les  ofrecieran.

Una  vez  allí,  Robín  y  Elisa,  eligieron  el  tratamiento  termal  más  completo .  Necesitaban  ponerse  en  forma,  relajarse,  después  de  un  largo  verano  de  mucho  trabajo  y  estrés  acumulado.

Subieron  hasta  la  tercera  planta,  donde  el  hotel  tenia  dispuestas  las  instalaciones.  Allí  les  esperaban  los  masajistas  y  fisioterapeutas  del  mismo.

Para  Elisa;  Una  mujer.  Esbelta,  bien  proporcionada  y  con  un  físico  muy  agradable.

Para  Robín; Un  varón.  De  bella  fisonomía  y  voz  aterciopelada,  dulce…Cosa  que  desconcertó  un  poco  a  Robín,  pero  que  al  fin  y  al  cabo  no  dejaba  de  ser  un  detalle  sin  importancia.  Lo  importante  era  que  cumpliese  bien  con  su  cometido.  Robín  tenia  la  espalda  destrozada  y  esperaba  que  su  fisioterapeuta  le  aliviase  esas  contracturas  tan  molestas  y  dolorosas.

Y  allá  que  fueron  ambos,  cada  cual  a  su  respectiva  sala.  Una  hora  de  tratamiento  intensivo  para  cada  uno.

Elisa  fue  invitada  por  su  masajista  a  quitarse  toda  la  ropa  y  ponerse  a  cambio  un  diminuto  tanga,  creado  especialmente  para  las  clientas  que  hicieran  uso  del  circuito  termal.

Elisa  se  sorprendió,  incluso  no  pudo  evitar  reírse  imaginando  qué  a  su  esposo  también  le  hubieran  dado  “otro tanguita”,   la  visión  pensaba  ella,  tenía  que  ser  “de  juzgado  de  guardia”

En  breve  volvió  a  la  realidad  cuando  Ángela,  (la  masajista)  la  invitó  a  entrar  y  tumbarse  boca  arriba  en  la  camilla.

Con  sus  senos  al  aire  y  ese  tanguita  que  apenas  le  tapaba  el  pubis,  daba  comienzo  el  ritual.  Ángela  la  embardunó  de  aceites  esenciales  y  comenzó  por  masajearle  los  pies…suave,  delicadamente…  Después  pasó  a  los  tobillos…  con  suavidad  y  ligereza  para  seguir  ascendiendo  por,  glúteos,  muslos. .. Todo  ello  con  absoluta    y  delicada  firmeza.

La  manos  expertas  de  Ángela ,  comenzaron  a  hacer  su  efecto  en  Elisa,  que  por  momentos  se  sentía  como  trasportada  a  otra  Galaxia,  con  una  inconmensurable  sensación  relajante  y  placentera.

La  excelente  masajista  mientras  tanto,  continuaba  con  su  trabajo  habitual  avanzando  en  la  geografía  de  un  cuerpo  femenino  cuyo  atractivo  no  le  había  pasado  inadvertido.  Sus  manos  se  iban  deslizando  por  el  contorno  de  su  clienta.  Vientre,  torso,  hasta  llegar  a  los  senos  desnudos  de  la  mujer,  donde  se  entretuvo  masajeando  una  y  otra  vez  la  exuberancia  de  aquellos  pechos,  que  comenzaban  a  endurecerse  junto  a  la  rigidez  de  sus  pezones.

Fue  entonces  cuando  Elisa  abrió  sus  ojos  y  sonrojada  se  dio  cuenta  de  que  aquello  que  le  estaba  sucediendo  le  hacía  sentir  un  placer,  un  gozo  tan  inmenso,  qué  la  humedad  entre  sus  piernas  sería  más  que  evidente  en  breves  momentos.  De  reojo,  miró  hacía  la  pared,  donde  el  reloj  que  colgaba  de  la  misma  marcaba  el  final    de  su  tiempo  en  aquella  aventura  emprendida  con  otra  finalidad. 

Cinco  minutos;  apenas  cinco  minutos  y  todo  habría  terminado.  Ella  no  deseaba  que  pasara  el  tiempo,  al  contrario  rogó  que  las  manecillas  del  reloj  dejasen  de  girar. 

Mientras  tanto,  Ángela  continuaba  con  su  tarea,  no  sin  percatarse,  sin  ser  lujuriosamente  consciente  de  lo  que  estaba  provocando.  Paró  unos  segundos  y  con  una  sonrisa  purificadora  y  en  extremo  sensual,  mirando  a  Elisa  directamente  a  los  ojos,  la  dijo:

Elisa,  ¡eres  preciosa!  ¿Seguimos..?

Cuarenta  y  cinco  minutos  después,  Elisa  salía  de  la  sala  plena  y  feliz.  Su  esposo  estaba  desesperado  esperándola.  Casi  dos  horas  de  reloj,  habían  pasado  y  no  pudo  por  menos  que  preguntar  un  tanto  enojado  el  motivo  de  su  tardanza.

Elisa,  aun  obnubilada  acertó  a  responderle:

“Cariño”,  ya  sabes  que  las  mujeres  somos  más  lentas  para  todo

¿Qué  tal  te  fue  a  ti?

Mañana  volveremos  ¿sí?

 

Raquel  Herrero

Leer más…

HABITÁCULO SAGRADO

HABITÁCULO  SAGRADO

Me  conmueven  esos  verbos  en  los  que  te  reconozco  y  al  mismo  tiempo  me  reconozco. Me  conmueve  ese  recodo  de  un  habitáculo  reducido  donde  todo  cabe.  Cabe  tu  imagen  y  la  de  otros  y  también  cabe  el  espejo  que  tantas  veces  se  hizo  añicos,  que  otras  tantas  un  viento  encolerizado  lo  dejó  tristemente  roto  y  a  pesar  de  todo,  en  un  nuevo  amanecer  en  la  claridad  de  un  nuevo  día,  o  en  ese  atardecer  nublado  con  un  sol  encapotado  de  rojo  plomizo,  o  incluso  en  esa  noche  de  derroche  de  deseos  a  escondidas…,   vuelve  la  luz,  brilla,  luce  su  cristal,  como  luce  la  vida  y,  el  reflejo  llega  lejos,  tan  lejos  qué,  aquí  está…

Y  se  adueña  de  cada  sueño,  de  cada  dueño  que  ose  perjudicar,  aquello  que  por  derecho  propio  merece  su  propio  altar.  Te  veo  sentado  en  aquel  recodo,  sin   apenas  dejar  de  mirar,  compartiendo  a  nuestro  modo  esas  ansias  de  libertad.

Me  veo  arrodillada  en  el  Diván,  abriéndole  mis  alas  al  viento  y  a  ese  sol  que  no  dejaba  de  sofocar,  me  veo  sintiendo  lo  que  ahora  siento,  esas  ganas  de  gozar,  de   tomar  la  suavidad  de  la  brisa  que  rodeaba  tu  cuerpo;  esa  calma  de  la  que  no  quisimos  despertar,  para  no  herir,  para  no  pecar,  para  no  consumir  el  mismo  anhelo  que  espera    otra  oportunidad…  Cuando  se  unan  los  Océanos  y  podamos  navegar  desnudos  bajo  el  mismo  cielo.  Ese  cielo  que  ha  de  ser  nuestro  por  toda  la  Eternidad.

Ya  sabemos,  qué  sentimos  en  esos  abrazos  estrechando  nuestros  cuerpos,  ya  sabemos,  como  jugaban  las  manos  buscando  recodos  nuevos …  Ay¡¡  ya  sabemos  lo  que  anhelamos  en  un  próximo  encuentro.

Se  que  ahora  se  encadenaron,  Lucifer  y  Yahvé  y  se,  que  son  sus  guardianes  el  delirio  y  la  fe.  Se  que  de  regreso  a  esta  tumba,  nada  extrañaré;  de  igual  modo  que  se  muy  bien,  que  he  de  volver  a  verte  en  ese  recodo,  qué  he  buscar  el  acomodo  entre  tu  piel  y  mi  piel,  que  serán  tus  labios  mi  mayor  tesoro,  que  hasta  entonces  no  moriré…

Raquel  Herrero

Leer más…